Procesos hacia la no significación, per Pedro Encarnación Carrizosa

Procesos hacia la no significación
“La no significación conlleva una caída del signo, desaparece la sustitución  codificada de lo visible. Ya no hay relación conceptual entre el hecho artístico y la realidad imaginaria (basada en la imagen).
Mediante la no significación, la obra de Jordi Güell plantea la sustitución de las formas convencionales de adquirir conocimiento a través de la destrucción del concepto como base del saber. “Me refiero a que no hay voluntad por mi parte, es todo un proceso performático, vivencial, que nace del subconsciente, de la experiencia visual. Hay conocimiento, pero desconozco su naturaleza y su significado. Y el sentido último es la incógnita, un retrato de un significado irresuelto, indescifrable, pero fruto de algo vivencial, de una selección determinada instintivamente”, Jordi Güell.
Todos los significantes en la obra y el proceso van a poseer el mismo valor, un valor designificativo. No se crea discurso, la forma tradicional de llegar al saber, que ya no se ata a la significación de una realidad, y al no haber relación significativa a la que atarse, no puede haber saber convencional.

2010_08_A_MIN

obra triada per Pedro Encarnación Carrizosa per a acompanyar el text
El camino hacia la no significación se consigue a través del proceso, llevado a cabo por medio de una serie de fases:
PROCESO PICTORICO
El lenguaje pictórico, en la obra de Güell, carece de simbología, por lo que deja de llamarse lenguaje, no te ata a las realidades mas que por analogías formales, no hay representación. Es la primera no significación.
La capa pictórica se convierte en una marca del proceso performático, de la acción, de la relación entre artista y materia, es una presentación directa del acto pictórico. El cuerpo, mediante el gesto, ha pasado a sustituir al objeto, el cuadro se convierte en un residuo del hecho artístico.
PROCESO DE CODIFICACIÓN
Partiendo del lenguaje codificado de signos entendemos que la letra es signo, el lenguaje nace del signo, la unión de signos crea el símbolo y el símbolo está cargado de significado en relación a la representación conceptual de la realidad imaginaria.
El signo remite al saber, pero este saber cae en la obra transformándose de signo a código, ya no crea símbolo, no genera saber, no es representativo, aunque su uso predetermine significación y orden.
Es la segunda no significación “genera duda, evocaciones para el observador que construye sin ser dirigido”, Jordi Güell.
PROCESO VIRTUAL
La virtualización de la obra se produce a través del reflejo en la segunda pantalla, así, mientras asumimos la realidad a través del ojo, (y la imagen que se forma en él, la realidad imaginaria) la primera pantalla se reinterpreta a sí misma mediante su segundo reflejo en una segunda pantalla, en este caso, la máquina, convirtiéndose en una simulación de la realidad imaginaria.
Esta nueva realidad nos obliga a relacionarnos con ella mediante una nueva identidad, un reflejo virtualizado de nuestros yo.
La interpretación simulada de la obra, Jordi proporcionará cambios a su obra física, así, mientras en algunas piezas el gesto pictórico parece convertirse en código y los elementos codificables, como las barras, parecen transformase en gesto, en otras obras que se arraigan a elementos simulados como forma de partida, los códigos adquieren valor simbólico en relación a la realidad imaginaria. Pero este valor se desvanece mediante la virtualización: “Piezas, resortes que disuelven toda significación, ahondando aún más la tensión con una no significación que finalmente abre y libera la mirada hacia la recepción”, Jordi Güell.
En este paso asistimos a la configuración final de la obra, la interfaz definida como “la conexión física y funcional entre dos sistemas independientes”. La obra de Güell, por tanto, supone un metalenguaje (un lenguaje usado para hablar del lenguaje), un proceso de comunicación entre el espectador y la obra que reconfigura la forma de adquirir conocimiento y saber tradicional.
“A través de la no diferenciación todo se reúne en la misma libertad de una incógnita abierta a la interpretación del observador”, Jordi Güell.
Escrito por Pedro Encarnación Carrizosa a partir de discusiones sobre arte y estética con Jordi Güell”.
FONTS:
TURKLE, S: La vida en la pantalla. La construcción de la identidad en la era de internet. (Life on the screen. Identity in the age of internet). Ediciones Paidos. Barcelona, 1997
MANOVICH, L: El Lenguaje de los Nuevos Medios. La imagen en la era digital. (The languaje of new medias) Paidós. Barcelona, 2005
CABALLERO, A: Action.Art. Magazine sobre la acción. Geifco. Barcelona, 2009
Pedro Encarnación Carrizosa, redactor, investigador i comissari de GEIFCO ActionArt, i comissari de continguts online del Museu d’Art Contemporani de Barcelona, MACBA
correujordiguell@gmail.com | @jordiguell | @paradigm20 | @procreativitat

http://www.jordiguell.com |

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s